#SinZoo

¿Quiénes Somos?

Somos una organización sin fines de lucro que lucha por abolir el cautiverio en los zoológicos.
Trabajamos para concientizar sobre el daño que padecen los animales cautivos, mediante
encuentros en las puertas del Zoo de Palermo en la ciudad de Buenos Aires, Argentina.
Dictamos charlas informativas y educativas en colegios, hacemos  difusión en las redes sociales, etc. Propusimos un Proyecto de Ley –el cual ha ingresado a la Legislatura Porteña en el año 2015- para cerrar el Zoo de Buenos Aires y convertirlo en un Jardín Ecológico SIN exhibición animal: un lugar destinado a la educación ambiental y a la rehabilitación de fauna silvestre para su posterior liberación en sus hábitats naturales o su traslado a santuarios.
Somos la voz de aquellos que han perdido injustamente su libertad y no pueden reclamar por sus derechos, los cuales existen y han sido declarados mundialmente.
Agradecemos a todos los que quieran difundir esta voluntad de liberación animal.

La educación para la vida y la libertad es una tarea que involucra a grandes y a chicos. Aprendamos juntos a respetar los derechos fundamentales enunciados en la Declaración Universal de los Derechos del Animal, ratificada por la ONU y la UNESCO, la cual establece en su Artículo 10 que ningún animal debe ser explotado para esparcimiento del hombre y que las exhibiciones o espectáculos que esclavizan animales son incompatibles con la dignidad del animal. Recordemos que nuestros derechos terminan donde comienzan los de los demás animales.

Nuestra Visión

Los zoológicos no educan...

Los zoológicos NO EDUCAN en modo alguno, pues sólo muestran las ruinas del que pudo ser un animal en libertad. Los individuos encarcelados no reflejan las características propias de su especie pues han sido aislados de su hábitat y su familia, por lo que sus comportamientos no son los naturales sino una adaptación rutinaria a sus miserables ambientes artificiales.

Los zoológicos TAMPOCO SIRVEN A LA CONSERVACIÓN pues las especies que se encarcelan en su mayor parte no son las que están en peligro de extinción y que puedan necesitar un programa de reproducción asistida en zoos. Además, los zoos rara vez reinsertan o devuelven animales a su hábitat, y finalmente, la mejor forma de ayudar a la conservación es proteger a las especies en su propio hábitat (“in situ”) sin privarlas de su libertad ni de sus relaciones con el medio y con sus pares.

SUBIR